jueves, 23 de diciembre de 2010

Lo que realmente importa.

Recibir noticias de alguien a quien añoras, tener el tiempo suficiente para llegar a echar de menos a alguien, tener muchos a quienes echar en falta, y que a tus oídos llegue un "te he echado de menos"...

"Buenos días por la mañana" y una sonrisa como respuesta.

¿Qué tal el fin de semana? ¡Genial! ¿Y el tuyo?.

Irse de la cabeza haciendo supuestos planes de futuro, y no tan futuro, que acaban con todos nosotros comiéndonos el mundo.

Haber muchísima gente y encontrarte con ellas de repente.

Pensar " no te hagas el loco que sé que me has visto de frente" y un cómplice guiño de ojos a modo de "estamos de suerte".

Un par de cervezas y la promesa de invitar la próxima vez, así hay un pretexto para quedar de nuevo.

Una cena, de esas de sobremesa eterna.

Una comida, de las que empiezan con el sol en lo más alto y acaban cuando ya se esconde.


"Rodearse, codearse con gente corriente. Saber que lo importante son las personas; unas veces las dan, y otras veces las toman"

No hay comentarios:

Publicar un comentario